Sobre Anamá

Anamá Ediciones es una editorial relativamente joven. Su creación, en 1993, marca el inicio de una
carrera editorial respaldada por los escritores más prestigiosos de Nicaragua: Gioconda Belli, Sergio Ramírez, Lizandro Chávez Alfaro, Carlos Martínez Rivas, Ernesto Cardenal, Vidaluz Meneses y María López Vigil.
 Desde sus inicios su política editorial se ha enfocado en la publicación y divulgación literaria de los autores nicaraguenses. La editorial funciona con un “criterio crítico, revolucionario”. Es decir: libros elegidos con los lentes de la cultura y no con los de la economía.

Férrea defensora de la lectura y del amor de los nicaraguenses por la lectura, su Directora Editoral, Salvadora Navas, asegura que en Nicaragua “se lee mucho” pero que las condiciones económicas del país dificultan la compra de libros a los nicaragüenses.
Muchísimo. He sido una defensora hasta la muerte de que en Nicaragua se lee y se lee mucho. Lo que hace falta es dinero para comprar libros. Hay ganas de leer, la gente lee en Nicaragua. No hay capacidad económica para comprar.
::: ¿Qué tipo de libros se leen en Nicaragua?
Mirá, por las posibilidades que da el internet, todos estamos pendientes del último libro. Yo me recuerdo que con Las Memorias de Mis Putas Tristes (Gabriel García Márquez) todos andábamos locos por leerlo, por tenerlo. No importa si es un autor reconocido o si es un autor novel, porque pasó lo mismo con (Paulo) Coelho, que no era un García Márquez, pero la publicidad fue tan grande que la gente quería tenerlo... Si vos me decís qué lee el público, pues el público lee lo que de alguna forma le llega como información de primera mano...

El proceso

La edición y publicación de un libro es un proceso largo y complejo, ya que se debe realizar con mucho detalle para brindarle a los lectores un producto de calidad, o como dice Salvadora Navas, venderles contenido, no solo papel.

En el caso de Anamá Ediciones, este proceso se divide en varios pasos, que comienzan con la elección del título. Navas explica que en el caso de esta editorial, los títulos que publican deben de cumplir con dos requisitos: Que sigan el lineamiento de la editorial, es decir que sean coherentes con el pensar de la directiva y, además, que sea una obra con calidad literaria.

Una vez que se aprobó el título, el siguiente paso es el “lectorado”, que en Anamá está a cargo de un grupo de cinco personas, quienes se encargan de realizar revisiones en la forma y el estilo de la obra para hacer recomendaciones al autor.

Este es otro paso: conversar con el autor de la obra para presentarle las sugerencias hechas por el grupo y lograr que éste las acepte.

Una vez que las sugerencias fueron aceptadas por el autor, el siguiente paso es el diseño de la portada. Según Navas, éste es un paso muy importante, porque la portada es la presentación del libro, por lo se deben tomar en cuenta dos aspectos: el comercial, que se vea atractivo para que venda, y el artístico, que incluye imágenes, colores, etc.

Luego el libro pasa a la diagramación, donde se define el estilo que tendrá, como por ejemplo el tamaño y tipo de letra. En esta etapa se realiza un cotejo del libro, es decir se compara el original con la parte diagramada para asegurarse de que no haya errores.

Cuando el libro está diagramado, pasa a imprenta, de donde sale el producto final para su distribución en librerias y de ahí a las manos de los lectores. 
Condecoración

Salvadora Navas ha sido recientemente condecorada con la Orden de las Artes y de las Letras, en el grado de Caballero que otorga el gobierno de Francia.